La consulta de salud para la mujer es un encuentro y un acompañamiento. Un espacio seguro que he creado con mucho amor para que puedas compartir conmigo todas las inquietudes que tengas sobre tu salud femenina, tanto si se trata de un desequilibrio físico (quistes ováricos, miomas, endometriosis, trompas obstruidas, infecciones de orina, cistitis, bartolinos, amenorrea, dismenorrea, ataxia menstrual síndrome premenstrual) o cualquier otro desequilibrio que te cause desencuentro con tu sexualidad y desconexión con tu energía femenina.

 

Nos tomaremos el tiempo necesario para hablar y ahondar en tu historia y juntas llegar a la causa real de tu molestia. Además observaré tu cuerpo (ojos, manos, piel, postura…) para definir con mayor claridad tu constitución y tu condición física actual y hacerte, así, un tratamiento a medida. 

 

La finalidad de la consulta será siempre solucionar la causa de tu desequilibrio, y para ello y tras su reconocimiento, te daré un tratamiento personalizado a base de nuevas pautas alimentarias, ejercicio físico adaptado a tu constitución y situación actual, remedios naturales y otras recomendaciones que complementarán tu bienestar integral. 

 

Llevo más de una década acompañando a mujeres y sigo sorprendiéndome del increíble poder sanador de los alimentos y de los pequeños gestos diarios que aunque sencillos nos regalan cambios profundos. Los alimentos y prácticas como el yoga tienen un efecto evidente en nuestro bienestar físico pero también en nuestro bienestar emocional y energía vital. 

 

Mi deseo es que te encuentres con la verdad de tu cuerpo, te sanes y vivas con total libertad tu vida, sabiendo qué comer y cómo cuidarte en cada momento.

 

*La consulta suele durar una hora y media. Posteriormente te mandaré el tratamiento a seguir y un dossier con teoría y recetas para que puedas comprenderlo todo a la perfección. Estaré disponible a lo largo de los próximos 3 meses para cualquier duda o consulta y pasados estos meses valoraremos tu estado de salud y si es necesario una segunda consulta para hacer algún ajuste. Normalmente no es necesario más que una sola consulta si el tratamiento se sigue correctamente. 

 

Experimento día a día el poder que tienen mis actos, mi comida y mi forma de pensar en mi salud y plenitud. 

Cada pequeño detalle cuenta en nuestra vida. Por eso la atención plena, la conciencia y el reconocimiento del lugar en el que estamos, la estación por la que transitamos y la comida que ofrecemos a nuestro cuerpo, son la clave para la salud, la paz y la felicidad.