Equilibrio en la maternidad

Actualizado: 16 de oct de 2020

Nunca nos dijeron que ser madre traía consigo un espejo en el que se reflejaba nuestra oscuridad y se magnificaba para que la viésemos bien y nos enfrentaramos a ella de frente. Si nos dijeron que ser madre es el acto más bello jamás imaginado. Que nada puede hacerte más feliz. Que ser madre es símbolo de dulzura, paz, amor y reconciliación con nuestra naturaleza femenina. Sin embargo, y aunque estos sentimientos se tienen en la maternidad, también es lo opuesto y no es nada fácil. Es justo cuando somos madres cuando nos vemos de pleno y caemos sin arnés a un vacío al que nadie nos dijo que caeríamos, porque nuestro deber es traer vida al mundo y nada puede ser mejor que eso.

Tengo mis dudas frente a estas fuertes creencias.

 Hay muchas cosas que pueden hacernos más felices que ser madres. Desde mi pensar, la creatividad y la fertilidad están  implícitas en cada acto, en cada cosa que hacemos y cómo la creamos, nada tiene eso que ver con traer o no un ser al mundo. Sin embargo, cuando nos decidimos a ser madres o cuando podemos elegir ser madres, la vida nos está dando la oportunidad de crecer a máxima velocidad. Cada instante desde que estamos embarazadas hasta que damos a luz y nos encontramos con la lactancia, la vida nos está regalando  únicas oportunidades para desarrollar servicio, generosidad, paciencia y mucho equilibrio.

Ser madre es la oportunidad de encontrar la totalidad. Y si, es una mezcla de rosas y espinas, que a veces ni siquiera, a pesar de dar todo de ti, sabes como va a salir, pero puedes allanarte el camino con un poco de trabajo previo, comprendiendo que una mente entrenada para apreciar el presente con ecuanimidad y un cuerpo sano son una base sólida por la que comenzar este viaje misterioso que ninguna mujer vive del mismo modo.

Para mí ser madre es un regalo inmenso, sin mis dos hijos no sería ni la mitad de lo que soy ahora, he tenido mucha suerte por que son dos angeles y me cuesta imaginar mi vida sin ellos, sin embargo han sido espejos en cientos de ocasiones de cosas a las que nunca quise prestar atención, y me ha costado lo mío hacerles frente. Aún así siento que me he podido enfrentar mejor a todas estas cosas viéndolos crecer saludables, sintiéndome yo saludable, sintiendo que tenía herramientas valiosas en las que recostarme cuando iba a caer ( meditar, hacer yoga y comer bien). Quiero insistir en que, cada día soy menos partidaria de las verdades absolutas, y puede ser que esté equivocada, pero resuena en mi que meditar, hacer ejercicio y comer de forma saludable hacen nuestra vida mejor, la nuestra y la de nuestros hijos, dentro y fuera del vientre.

Si estas embarazada y tienes dudas sobre cómo cuidarte durante este proceso increible que se vive en estos 9 meses, eres bienvenida al curso online de alimentación y cuidados durante el embarazo.










30 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Despertar