Salir de la densidad

Hemos cruzado el ecuador de junio.

Estamos a punto de llegar al solsticio de verano y celebrar la luna llena del mes de máxima luz.

Venidas de un eclipse de sol y mercurio retrógrado (cosa que no consigo entender bien, pero a la que me acojo para darle sentido a mí confusión mental..), nuestros cuerpos se revelan queriendo ir más lento y dormir más, al menos a mí me pasa.

Me pasa que desde hace días siento cierta densidad en las partículas de mi cuerpo. Me muevo a cámara lenta y las listas de tareas las voy subrayando no por horas sino por días.


Bienvenido el verano de un año poco tropical. Y parece que el patrón del recogimiento siguiese latente hasta en el cielo, porque a pesar del calor infinito, aquí en valencia no deja de llover casi cada día.





Me sonrío cuando me veo en el papel de “esa persona” que se siente ajena a todo lo invisible a nuestros ojos y piensa que todo lo que sucede en su interior no tiene nada que ver con lo que pasa en el exterior. A Veces estoy así. A veces me siento ajena.


Ayer hice un directo en Instagram con Gala, para hablar sobre el curso del 25 de junio “ayunos pre -verano y manifestación de sueños”. Fue increíble como ese rato hablando con ella me recordó todas estas cosas, estas herramientas y este sentir que te devuelven a no ser ajena, a ser parte del todo y ser compasiva, amorosa, paciente y consciente. Me hubiese quedado una hora más hablando sobre la vida con ella, como método de reanimación de mi ser interno y poner en práctica los conocimientos que sacuden la densidad.

Existen tantas herramientas increíbles que sirven para poner la mente aquí y ahora, presente y latente! ahhhhhh

Y luego el cuerpo, claro! el cuerpo es la mente. El cuerpo es el resultado de la mente y la mente es el resultado del cuerpo.

La semana que viene repetimos…


La cuestión es que hoy me desperté con otra mirada, con otros verbos.

Fui a yoga bien temprano y cada instante observe la naturaleza de mi cuerpo que pide a gritos suavidad, naturaleza, RESPIRAR, y comer de forma adecuada teniendo en cuenta que mi cielo y mis estrellas están que explotan! hahaha :)


Recuerdo este relato maravilloso de Michio Kushi en el que contaba que éramos polvo de estrellas… Poseemos la luz del universo en cada partícula y también una constante memoria de lo que sucede en el infinito universo.


No me dejo caer, me levanto más despacio pero me levanto. Me estiro, hago yoga, más suave pero hago. Tengo poca hambre, no dejo de comer pero lo poco que como es muy nutritivo y refrescante. Trabajo, pero menos y con mayor efectividad.

Sé que en poco días mi cuerpo se va a adaptar a los cambios atmosféricos, estelares y universales, mientras tanto, saber qué hacer es un regalo.


Gracias a Gala por esos conocimientos increíbles sobre cómo usar la mente en nuestro beneficio. Gracias me doy por tener la fuerza de poner en práctica mis conocimientos sobre los alimentos, la energía y el cuerpo para no ahogar la cabeza en la densidad y sacar el cuerpo a flote.


Os pasa algo parecido?


Hoy parece Septiembre, la vuelta al cole ( jajajajaj) espero la tierra no se haya saltado el verano por capricho, que quiero mucho tumbarse frente al mar.


¡Feliz día preciosas!


Pd. Hoy tengo un directo sobre sensualidad y rituales y mañana uno con mi madre!

stay tuned!


48 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo